Cuando dios quiere enloquecer a alguien, satisface todos sus deseos.

Por: Paulo Coelho